¿Todos los puertos SATA tienen la misma velocidad en las placas base?

No tiene que preocuparse por qué puerto serie ATA utiliza para conectar un dispositivo a una placa base: todos los puertos funcionan a la misma velocidad. Sin embargo, cada placa base que admite SATA admite una generación en particular que promociona diferentes velocidades de acceso a datos. Todos los puertos SATA de una placa base tienen la misma velocidad, pero no todas las placas base admiten las mismas velocidades SATA.

¿Qué es SATA?

SATA es un tipo de conexión utilizado por computadoras y dispositivos similares a computadoras para conectar componentes de almacenamiento periférico como unidades ópticas y discos duros al dispositivo. SATA reemplazó el estándar ATA paralelo. Los dispositivos PATA usaban una cinta ancha que conectaba dos dispositivos a la placa base, mientras que SATA reemplaza la cinta con una cinta similar a un cable de siete pines que conecta dispositivos individuales a la placa base. Desde un punto de vista físico, la cinta más pequeña de SATA es más propicia para un flujo de aire suave. Tanto los dispositivos SATA como los PATA requieren un cable de alimentación independiente. Según la Organización Internacional SATA, SATA tiene una penetración de mercado del 99 por ciento en PC de consumo.

Uso de dispositivo y tipo único

Una placa base se fabrica con un estándar SATA máximo admitido específico. No importa qué puertos use con los dispositivos. Cada puerto SATA en la placa base tiene su propio ancho de banda individual, por lo que no verá una mejora de velocidad al cambiar de puerto. Ésta es una diferencia clave entre PATA, donde los dispositivos de la misma cinta comparten el mismo ancho de banda.

El periférico en sí puede ser responsable de un rendimiento más lento en comparación con otro periférico similar porque los componentes pueden admitir diferentes velocidades. Además, los periféricos pueden tener problemas de rendimiento causados ​​por otros factores independientes del dispositivo.

SATA I, II y III

El estándar SATA se ha actualizado tres veces para proporcionar mejoras de velocidad con respecto a la generación anterior. SATA I, SATA II y SATA III pueden transferir datos entre la placa base y el componente a 1,5 gigabits por segundo, 3Gbps y 6Gbps, respectivamente. Los estándares SATA también se conocen por su velocidad a diferencia de su generación. Las versiones con números más altos también mejoran los protocolos de transferencia de datos y la administración de energía. Existe un estándar adicional llamado "SATA externo" que se puede utilizar para conectarse a dispositivos externos. El estándar eSATA admite cables más largos de hasta dos metros en comparación con el metro de las versiones internas.

Compatibilidad al revés

El estándar SATA admite compatibilidad hacia atrás y hacia adelante. Esto significa que todos los periféricos SATA funcionarán con todas las placas base compatibles con SATA. Sin embargo, los dispositivos y la placa base se reducirán al estándar más alto comúnmente admitido y funcionarán a su velocidad. Un disco duro SATA III conectado a una placa base SATA II funcionará a la velocidad SATA II. Un disco duro SATA I conectado a un SATA III funcionará a la velocidad SATA I.