Estructura organizativa divisional

La estructura organizacional divisional divide a los empleados en segmentos que corresponden a productos, servicios o mercados particulares. Cada división disfruta de cierto grado de autonomía, completa con unidades funcionales como operaciones, personal, marketing y departamentos de investigación y desarrollo diseñados para enfocarse en mercados y líneas de productos particulares. Esta estructura organizacional es adecuada para empresas que operan cadenas de tiendas y subsidiarias dentro del país e internacionalmente.

Toma de decisiones

La estructura divisional descentraliza la toma de decisiones, establece patrones claros de responsabilidad y mejora la coordinación. Facilita la delegación de poderes entre las unidades divisionales de la empresa matriz y dentro de las divisiones. Esto elimina los obstáculos burocráticos que son característicos de la jerarquía organizativa centralizada. La estructura organizativa divisional facilita a las unidades de negocio ajustar las operaciones, formular estrategias y personalizar las especificaciones de los productos de acuerdo con las condiciones imperantes en el mercado en sus áreas de jurisdicción. Esto es particularmente importante en entornos de mercado inestables, donde puede ser necesaria una respuesta urgente para responder a las condiciones cambiantes del mercado.

Ambiente de trabajo

La estructura crea un entorno de trabajo colaborativo para los empleados de diferentes campos de especialización para compartir ideas y mejorar las habilidades individuales. La especialización y las descripciones de trabajo claras permiten a los empleados optimizar sus habilidades y conocimientos con respecto a sus respectivas líneas de productos. El entorno de trabajo de apoyo brinda a los empleados la oportunidad de lograr un mayor reconocimiento y oportunidades de ascenso. Esto mejora el rendimiento y la productividad general de la organización empresarial.

Cultura

La estructura divisional permite a las empresas con filiales internacionales tener en cuenta las diferencias culturales en la gestión organizativa, la prestación de servicios y las estrategias de producción. Es mucho más fácil para una división crear un ambiente multicultural amigable que tenga en cuenta las necesidades del personal tanto extranjero como local. Además, las divisiones en ubicaciones internacionales son capaces de reflejar consideraciones culturales en el diseño, marketing y distribución de productos para garantizar que estén en sintonía con las expectativas de las poblaciones locales.

Reservaciones

El estatus autónomo de las divisiones puede resultar en la duplicación de funciones y recursos dentro de la organización más grande. Esto afecta las economías de escala en las funciones de las divisiones y sobrecarga las capacidades generales de recursos de la empresa. La segmentación de la organización a lo largo de las líneas de productos crea límites entre las divisiones, y es probable que esto conduzca a una mala coordinación entre unidades y obstaculice la integración entre las líneas de productos. La delegación de autoridad puede resultar en la pérdida de control de la entidad matriz sobre la gestión y las operaciones de las divisiones.