Cinco funciones de gestión y liderazgo

Todos los días, los gerentes tienen la tarea de liderar e inspirar a las personas que trabajan para ellos. Esto incluye planificar el éxito del equipo y cumplir con lo que se necesita para administrar un negocio. Se consideran cinco funciones clave las formas en que la gerencia debe liderar e interactuar con los miembros del equipo. Desde la planificación hasta la revisión, cuanto más específica es la gestión, más eficaz es la empresa para lograr los objetivos.

Propina

Las cinco funciones clave de la gestión son la planificación estratégica, la organización de los recursos, la dotación de personal, la dirección de actividades y el control del éxito de la empresa.

La planificación estratégica de acciones

La planificación estratégica es el proceso de evaluar los objetivos de la empresa y luego establecer un rumbo hacia el éxito. Esta función evalúa las actividades y objetivos existentes. Los gerentes luego programan las actividades que conducirán al logro de esos objetivos. Los líderes tienden a ser más estratégicos: deben convertirse en solucionadores de problemas capaces de ver el panorama general y al mismo tiempo identificar aspectos específicos que afectan el éxito general. Por ejemplo, si el objetivo es mejorar el tiempo que tardan los clientes en completar su pedido, se ejecuta una estrategia operativa para mejorar el cumplimiento del producto.

Organizar recursos para lograr metas

La función organizadora reúne recursos para lograr los objetivos establecidos en la función de planificación. Los recursos incluyen materiales, personal y respaldo financiero. Los líderes deben identificar qué actividades son necesarias, asignar esas actividades a personal específico, delegando tareas de manera efectiva. Los líderes deben coordinar tareas para que los recursos sigan avanzando de manera eficiente hacia las metas. Es importante priorizar qué recursos son esenciales en un momento dado. Por ejemplo, si se necesita más inventario pero la empresa no tiene los recursos financieros para obtenerlo, entonces la prioridad es abordar la necesidad financiera.

Poniendo el talento correcto en el lugar correcto

Cuando una empresa tiene escasez de personal, paraliza la capacidad de la empresa para atender a los clientes y también abruma al personal existente. La gerencia debe identificar los puestos clave del personal y asegurarse de que el talento adecuado esté cumpliendo ese deber laboral específico. Una vez que se establece la estructura de personal adecuada, los líderes necesitan capacitación, desarrollo profesional, tarifas de pago y monitoreo del desempeño. Los líderes efectivos pueden desarrollar talento e identificar a aquellos que están listos para la promoción.

Actividades de orientación y dirección

Dirigir actividades es una función clave. Dejar que el personal sepa lo que se debe hacer y también para cuándo es una responsabilidad de los gerentes. Sin embargo, los jefes les dicen a las personas qué hacer, mientras que los líderes motivan a las personas a contribuir de manera significativa. La función de dirección requiere que los líderes hagan más que simplemente dar órdenes, aunque las tareas deben completarse para el éxito empresarial. Esta función comienza con la supervisión de los subordinados y, al mismo tiempo, motiva a los equipos a través de un liderazgo guiado comunicado de manera clara.

Controlar los sistemas de éxito

Los sistemas de control se refieren a todos los procesos que crean los líderes para monitorear el éxito. Los entrenadores deportivos tienen un dicho, "Los ganadores llevan la cuenta", lo que significa que los ganadores saben dónde están y saben qué es necesario para lograr una meta. Esta función comercial requiere que los líderes establezcan estándares de desempeño, midan el desempeño real y comparen las métricas para determinar anomalías.

Por ejemplo, un líder de ventas se centra en más que solo las cifras de ventas finales; considera las actividades principales como el número de lanzamientos mínimos y llamadas salientes. Los líderes revisan los datos y realizan ajustes en los procesos, las políticas, la capacitación o el personal para abordar las fallas en función de esos datos. Los líderes ganadores no ven el mal desempeño como fallas, sino como oportunidades para resolver un problema que obtiene los resultados deseados.